Comparativa de las opciones políticas en Cataluña, País Vasco y Galicia

Después de las elecciones catalanas de ayer he quedado un poco impresionado al ver que existen nada más y nada menos que 7 partidos políticos en el parlamento catalán. Partidos que cubren de forma amplia todas las posibilidades políticas que van desde la izquierda a la derecha (pasando por el centro) y desde el no nacionalismo al independentismo (pasando por nacionalistas moderados y federalistas). Es decir, que los catalanes, sea cual sea su compleja postura política siempre van a tener un partido político que les represente bastante fielmente.

Tratando de resumir este escenario he decidido situar a los partidos políticos catalanes en dos ejes según su ideología (izquierda-derecha) y su nivel de independentismo o nacionalismo. En este estudio es probable haya hecho alguna simplificación excesiva o imprecisión, pero es que la política tampoco es que sea mi fuerte. Como podemos ver casi todas las opciones políticas están cubiertas por algún partido. Casos reseñables son los de Solidaritat Catalana per la Independència (SI) que realmente no sé que ideología tiene aparte del independismo, el PSOE que en ocasiones a resultado ser más nacionalista que los propios nacionalistas catalanes o Convergència i Unió (CiU) que en realidad son dos partidos en eterna coalición pero entre los que existen algunas diferencias ideológicas.

Intentando simplificar las cosas si fuera un votante de Cataluña podría seguir el siguiente algoritmo para saber a que partido votar. Como vemos tenemos opciones tanto por la izquierda, la derecha y el centro; tanto dentro del ámbito nacionalista como el no nacionalista.

Otro parlamento autonómico que también tiene 7 partidos políticos es el del País Vasco (o Euskadi, como prefiráis). En este caso, y salvando todas las distancias, podemos ver que las opciones políticas son muy parecidas a las de Cataluña. Aralar jugaría el rol de ERC en Cataluña, el PNV el de CiU, UPyD el de Ciutadans (C’s), EB-B el de ICV y el PP no cambia mucho su discurso de una autonomía a otra. Quizá el cambio estaría en que el PSOE es más moderado (o por lo menos así lo aparenta) en cuanto al nacionalismo que en Cataluña, y que existe un partido como EA (Eusko Alkartasuna) que a veces es complicado de clasificar. Por cierto, que puñetera manía de los partidos vascos en escoger sólo los colores rojos y verdes (o una combinación de los mismos) para sus enseñas políticas, al final he puesto a EA de amarillo porque todo informático sabe que rojo y verde combinados da amarillo.

Siguiendo la simplificación anterior el algoritmo del votante vasco sería algo como lo que muestra la siguiente figura. Como vemos casi todas las opciones políticas están cubiertas, alguna por más de un partido (como sucede entre EA y Aralar y donde caería también una supuestamente legalizada Batasuna). Se echaría a faltar un partido de centro nacionalista pero realmente en Cataluña tampoco es que esté muy presente ya que Convergència siempre se presenta en coalición con CiU

¿Y que pasa en Galicia? pues que lo tenemos complicado, en un parlamento en el que sólo existen 3 fuerzas políticas que escasamente cubren todo el espectro de opciones cuando te cabreas con un partido concreto ¿por cual votas sin tener que caer en una ideología política completamente antagonista? a veces la única solución que queda es la abstención. En el siguiente gráfico vemos como el PP y el PSOE se sitúan más o menos de forma similar a sus equivalentes en las otras autonomías, con un PSOE en Galicia mucho menos nacionalista y dejando la opción nacionalista, y en cierto grado independentista, en las únicas manos del Bloque (BNG).

Así un votante gallego que quisiera seguir un algoritmo similar al de los catalanes y vascos para votar se encontraría con este desolador panorama. Si eres de centro no hay ningún partido (nacionalista o no) que te represente. Si eres nacionalista pero de derechas la cosa está más vacía que la iglesia de CiudadK. Si tu opción es el independentismo espero que seas de izquierdas, sino lo tienes muy mal.

Mi conclusión es que en Galicia, mal que les pese a algunos, la dimensión nacionalista-no nacionalista realmente no existe (o no les preocupa a los votantes), sólo existe una dimensión la derecha-izquierda con la sola presencia del BNG para no dar por muerto definitivamente al nacionalismo.

Habrá quien piense que un parlamento con 7 partidos sería una jaula de grillos ingobernable, pero mientras se puedan formar mayorías estables de gobierno la cosa no tiene por que ir a mayores, y por lo menos podrás ver tu voz representada en el parlamento. Aunque podríamos estar peor, en comunidades como Castilla-La Mancha o Extremadura sólo existen dos opciones políticas (PP y PSOE), por lo cual el ganador siempre lo hace por mayoría absoluta, eso sí que es aburrido.